El azúcar es una sustancia química que se produce de manera tanto natural como artificial, cuando se unen la glucosa y la fructosa. Los alimentos que contienen azúcar son muy sabrosos y, por ello, se consumen con mucha frecuencia especialmente entre la gente joven.

 

Tipologías de azúcares

Hay dos tipos de azúcares: los naturales y los añadidos.

o   Los azúcares naturales son los que se encuentran de manera natural en un alimento o bebida. Las frutas o zumos naturales llevan este tipo de azúcares. Se recomienda el consumo de alimentos con azúcares naturales porque son fuente de energía. Los dátiles o los plátanos, por ejemplo, te mantendrán activo.

 

o   Los azúcares añadidos son aquellos que no existen naturalmente en un alimento o bebida, pero que se añaden durante la preparación. La golosinas y bebidas azucaradas contienen azúcares añadidos. Se recomienda controlar el consumo de estos azúcares, ya que se han asociado con la obesidad y el sobrepeso, las enfermedades cardíacas, la diabetes y con un mayor riesgo de cáncer.

 

¿Sabías que…?

        El azúcar ayuda a nuestro organismo a mantener los niveles de energía necesarios para realizar nuestras actividades diarias, tanto las más físicas como las mentales.

 

        La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los azúcares no aporten más del 10% de las calorías diarias. Podemos conseguirlo reduciendo el consumo de bollería, golosinas y refrescos.