Se basa en los ingredientes propios de la agricultura de los países con clima mediterráneo, como España o Italia. Seguir una buena dieta es importante para estar sanos. Contribuye a que nos pongamos menos enfermos y nos lesionemos menos.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

  • Comer alimentos frescos como frutas, verduras y hortalizas. Estos productos nos aportan muchas vitaminas.
  • La fruta es un alimento indicado para tomar de postre, a media mañana y en la merienda. Los pasteles y bollos se pueden comer, aunque de manera excepcional.
  •  Consumir productos lácteos todos los días: la leche, el yogurt y el queso son alimentos que aportan calcio a nuestro cuerpo.
  • Beber agua. Se recomienda beber entre 4 y 8 vasos de agua al día.
  •  Consumir aceite de oliva para cocinar y para aliñar las ensaladas. El aceite de oliva nos aporta muchas vitaminas.
  • ¡Hacer deporte es tan importante como comer bien!

La pirámide nutricional nos explica con qué frecuencia hay que consumir cada alimento: