¿Sabías que un 40% de las enfermedades de los países del primer mundo están relacionadas con el estilo de vida que llevamos? Junto a una dieta saludable es fundamental hacer deporte, estar contentos y beber mucha agua para aumentar nuestra calidad de vida.

Recomendaciones para seguir un estilo de vida saludable:

–        Actividad física: Hacer deporte es muy importante para estar sanos. Nuestro cuerpo está pensado para ser activo, así que muévete, ¡es muy saludable!

–       Equilibrio emocional: Nuestro estado de ánimo (estar contentos o estar tristes) nos puede quitar el apetito o incitarnos a comer de forma impulsiva. Por ello, mantener un equilibrio emocional nos ayuda a comer la cantidad que nuestro cuerpo necesita: ni más, ni menos. Si algo te quita el apetito o crees que comes más de lo que deberías, puedes consultar con tu familia y con tu médico para que te ayuden.  

–   Balance energético: Lo que comemos debe compensar la energía que gastamos. Por ejemplo, si comes muy poco y haces deporte, seguramente te sentirás cansado y con pocas fuerzas. Hay que intentar que la actividad física y nuestra dieta sean equilibradas y se compensen (balance energético).

–       Técnicas culinarias saludables: A la hora de cocinar es preferible hervir, cocer o hornear los alimentos antes que freírlos. ¡Pásate a la cocina sana!

–       Beber agua: ¡Nuestro cuerpo necesita mucha agua! Es necesario ingerir líquidos para estar hidratados, como mínimo entre 4 y 6 vasos de agua cada día. Las botellas reutilizables son ideales para llevarlas siempre contigo, tanto en verano como en invierno.